Osteopatía Pediátrica

Osteopatía Pediátrica

Alteraciones del bebé


Lloro excesivo antes de las comidas
Dificultades en conciliar el sueño
Chuparse el dedo con edad ya avanzada
Dificultades en el aprendizaje
Problemas de comunicación
Ciertas posturas raras que adopta el niño
Alteraciones traumáticas óseas
Mala oclusión dental
Problemas de succión de leche materna
Estrabismo,Sinusitis,Dolor de cabeza
Problemas de vías respiratorias
Trastornos del sueño,Hiperactividad
Cólicos, estreñimiento, diarreas

 Esta lista es sólo un ejemplo de alteraciones y desequilibrios que presentan los bebés y que suele abordar la medicina tradicional. El origen de estas patologías se asienta en tensiones del tejido blando del bebé o en restricciones o ausencia de moviarticulaciones de su cuerpo.

 Así presentamos la Osteopatía pediátrica como alternativa al tratamiento de todos estos problemas de salud que tanto afectan a los bebés y que en muchos casos afecta también de forma directa a su entorno familiar.

 

¿QUÉ TÉCNICAS SE APLICAN?

Fundamentalmente las que los Osteópatas denominan de "escucha" e "inducción". A través de ellas, el terapeuta interpreta (escucha) lo que ocurre en el cuerpo del bebé y qué partes del mismo presentan esas restricciones del tejido, devolviendo (induciendo) de forma casi imperceptible el movimiento y calidad al tejido y eliminando de esa forma las tensiones.

¿CUÁNDO ACUDIR AL OSTEÓPATA?

Lo ideal es aplicar el tratamiento durante los 6 primeros meses de vida, que es cuando más efectivas son las técnicas gracias al gran potencial de cambio que presenta el bebé, y cuando mejores y más rápidos resultados se obtienen. No obstante el tratamiento se puede iniciar a cualquier edad, ya que la osteopatía es una terapia aplicada en adultos.

Es importante saber que es un tratamiento totalmente compatible con la medicina convencional y que no sólo es curativo sino también preventivo, es decir que siempre es recomendable acudir en los primeros meses de vida con el fin de detectar esos posibles desajustes que en el 70% pasan desapercibidos.

Existen casos en los que es particularmente recomendable acudir a una primera consulta osteopática, entre ellos, embarazos gemelares, cesáreas, partos de nalgas y podálicos, fórceps, ventosas, bebés prematuros… por el alto índice de traumatismos que pueden sufrir los bebés en estas situaciones.

¿Quién puede ser osteópata?


Sólo osteópatas con título D.O. o licenciados están suficientemente cualificados para un correcto ejercicio profesional

R.O.E. (Registro de los Osteópatas de España) Una de las instituciones que lucha a diario para conseguir la regulación de la osteopatía en España.

Licenciado en osteopatía y D.O. en osteopatía

 En España reina el acrónimo D.O. (diploma en osteopatía) para aquellos osteópatas cuya formación en osteopatía podríamos calificarla de moralmente correcta o digna, con estudios osteopáticos de alto nivel. Y digo "moralmente" ya que la falta de regulación de la osteopatía en España hace de sí un argumento válido para que cualquier formación sea potencialmente tan válida como otra cualquiera.

Pero, grosso modo, afirmaríamos que sólo osteópatas con título D.O. o licenciados están suficientemente cualificados para un correcto ejercicio profesional.
Sin entrar en detalles, se podría decir que los osteópatas C.O. (paso previo en España al D.O.) han pasado por una formación lo bastante rigurosa como para incluirlos como osteópatas cualificados (pese a no haber concluido los estudios en osteopatía completamente).
Los títulos de C.O. y D.O. pueden ser conseguidos en España, mientras que no así el de licenciado relativo al marco brítanico.La calificación de D.O. (o DO) nace en Estados Unidos, significando doctor en medicina osteopática. De manera que los que poseen este título son médicos osteópatas, y tienen pleno derecho para practicar la medicina y la cirugía en Estados Unidos de la misma manera que los médicos alópatas (M.D. o MD). El plan de estudios entre los D.O. y los M.D. es similar, salvando lo correspondiente a la parte de medicina manipulativa osteopática.
Tanto los DOs como los MDs completan cuatro años de educación médica básica. Después de la facultad de medicina, los DOs y los MDs se gradúan en medicina a través de los programas de internados y residencias. Esta capacitación generalmente dura de tres a seis años y prepara a los DOs y MDs para desarrollar su práctica en alguna especialidad.
Por lo tanto, ambos tipos de médicos son homólogos en casi todos los sentidos, prácticamente indistinguibles en cuanto a formación, práctica, licencia, derechos, privilegios, etc., trabajando en servicios de pediatría, medicina interna, obstetricia ginecología, psiquiatría, etc.
En resumen, en los Estados Unidos, los médicos de la medicina osteopática son médicos que también son formados en medicina manipulativa osteopática.Al margen de este panorama, en lo que nos compete a España y Europa en general, las cosas pintan muy diferentes. En la inmensa mayoría de los países de este entorno, la osteopatía está en vías de regulación, lo que abriga la disparidad de las titulaciones. Los estudios fluctúan desde pequeños cursos hasta planes de estudio amplios donde la mayoría de las asignaturas son puramente médicas, con la adición en cada ciclo de la parte correspondiente a la técnica manual osteopática.En Europa, en el año 2010, sólo Gran Bretaña y en algunos cantones de Suiza la osteopatía ha sido reconocida plenamente.

 

Situación actual de la osteopatía en España.

En España el ejercicio de la osteopatía es alegal. Existe un vacío jurídico, de manera que ningún texto define ni describe la osteopatía. No hay nada marcado sobre unos estudios válidos y su puesta en marcha a nivel profesional. Todo vale: cualquiera puede declararse osteópata y ejercer la osteopatía sea cual fuere su formación; da igual completar estudios a cinco años o a tres meses, todo el mundo tiene el mismo derecho a llamarse osteópata y de ejercer la osteopatía a nivel profesional; cualquiera puede anunciarse como osteópata, sin discernir entre el que se anuncia como osteópata y el que realmente es osteópata.
 

Refutando falacias de innumerables textos publicados en otras páginas webs los cuales expresan taxativamente la necesidad de unos estudios previos para ser osteópata y su ejercicio en España, no se necesita ninguna titulación previa, apenas ningún requisito anterior para emprender este tipo de estudios.
Frente a esto, una de las instituciones que lucha a diario para conseguir la regulación de la osteopatía en España es el R.O.E. (Registro de los Osteópatas de España), en un intento de formalizar unos requisitos estándar para todos. Fue creado en 1993, agrupando a profesionales que ejercen la profesión de osteópata en una consulta privada. Los criterios para ser miembro del registro son extremadamente estrictos. Los profesionales osteópatas integrados en este registro son reconocidos como Miembros del Registro de los Osteópatas de España (M.R.O.E.).

Debería entenderse que ser miembro del registro es una señal de garantía, pero que ajenos a éste pudiera haber otros profesionales de confianza ejerciendo la osteopatía.

¿Qué dice la OMS sobre la osteopatía?

 En noviembre de 2010, la OMS publicó un texto competente a la osteopatía. En él mismo, y como viene a contar ya desde la fecha 2002-2005 en un informe llamado "Puntos de referencia para la formación en osteopatía", la OMS incluye la necesidad de integrar la medicina tradicional con la osteopatía (definida por la OMS como medicina alternativa o complementaria) en los sistemas de salud de cada país, ya que los países que mezclan ambos tipos de medicinas se hacen más fuertes en brindar atención y cuidados a los pacientes, creando un sistema sanitario más seguro, eficaz y de calidad.

 En tanto, defiende que el título de osteopatía sea reconocido, a través de una formación común y de calidad en los diferentes países.

Según la OMS, la osteopatía ofrece una amplia gama de enfoques en el mantenimiento de la salud y el manejo de la enfermedad. Esta garantía la fundamenta en que los profesionales de la osteopatía se respaldan por los conocimientos médicos actuales y científicos para la aplicación de los principios osteopáticos a la atención del paciente.